Se trata de una patología que se padece en el silencio de la intimidad.

Habitualmente las mujeres que sufren incontinencia anal evitan comentar el problema con familiares, amigas e incluso con su médico, por lo que sus posibilidades de tratamiento se ven limitadas.

La incontinencia anal se define como la pérdida involuntaria de los gases y las heces (no importa cuál sea su naturaleza) durante las diferentes actividades cotidianas. Los cambios de posición, los esfuerzos físicos o fisiológicos como la tos o el estornudo, constituyen situaciones de riesgo para que se produzcan estas pérdidas.

Las causas más frecuentes de la incontinencia anal son: la cirugía anal, la cirugía colorrectal, el estreñimiento distal y principalmente los traumatismos del periné asociados al embarazo y al parto. Sin olvidar que la menopausia y el propio proceso de envejecimiento no ayudan a mejorar esta sintomatología.

La reeducación perineal

La reeducación perineal puede ser muy útil en el tratamiento de la incontinencia anal.

La tasa de éxito varía en la literatura entre un 50 a un 85%.

La motivación del paciente y una buena comprensión de los ejercicios son indispensables para alcanzar el éxito. El tratamiento debe acompañarse de consejos higiénico-dietéticos y de la reeducación de la defecación.

Requisitos: Derivación médica

Compártelo con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin