¿Se deben usar fajas durante el embarazo y el postparto?

Pues bien, la respuesta a esta pregunta es: depende. 
Antes de nada debemos saber que existen dos tipos de fajas, las abdominales y las pélvicas. 

En cuanto a las ABDOMINALES, no se recomienda su utilización durante el embarazo. Esto es así porque tenemos un músculo en el abdomen llamado ‘transverso del abdomen’ que hace de faja natural. En el momento en que nos colocamos una faja abdominal, la acción de este músculo queda suplantada por lo que deja de trabajar y se debilita. Lo mejor que podemos hacer durante el embarazo para ayudar a nuestro cuerpo a sujetar esa barriga que no deja de crecer es fortalecer nuestra ‘FAJA NATURAL’.
Durante el postparto tampoco se recomiendan por la misma razón. Sin embargo, se podrían utilizar en momentos puntuales si la mujer tiene una diástasis abdominal grande que le resulta molesta o, por algún motivo, tiene que realizar un trabajo de carga de peso (lo cual no es recomendable que haga pero, si no queda otra, puede ayudarse de una faja). En todo caso, es igualmente importante que fortalezca el transverso después del embarazo para recuperar un buen tono abdominal.

Las fajas PÉLVICAS se recomiendan utilizar entre 5 y 6 días justo después del parto para ayudar a que los huesos de la pelvis vuelvan correctamente a su sitio y se mantengan estables. Por ello, al salir del hospital, ya se puede colocar la faja pélvica. 

fajaspélvicas

Compártelo con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *